lunes, septiembre 18, 2017

¿Encuentro entre una civilización mesoamericana y alienígenas?

Los hallazgos en esta cueva ubicada en México podrían ser prueba de contacto extraterrestre.

En un complejo sistema de cuevas en México, se ha realizado un sorprendente descubrimiento cerca de los límites de Puebla y Veracruz. 


Piedras de jade han sido encontradas y tienen grabados en ellas que aparentemente muestran extraterrestres y naves. Las piedras podrían remontarse a los tiempos prehispánicos esto puede ser la confirmación de que existió el contacto de nuestros ancestros con extraterrestres. 


El descubrimiento se hizo en marzo de 2017, pero fue hasta hace sólo unos días cuando surgieron las primeras imágenes de las extrañas piedras grabadas. 

¿Pruebas de un encuentro entre una civilización mesoamericana y alienígenas?



Las piedras fueron encontradas por un grupo de buscadores de tesoros comandada por Manuel Rangel Vigueras y José Aguayo. Ellos compartieron una expedición y encontraron accidentalmente una piedra tallada dentro de una cueva hace meses que tenía formas talladas. Para encontrar la cueva el equipo tuvo que caminar durante muchas horas pasando por zonas de sierra boscosa antes de llegar a tres cuevas que están entre Puebla y Veracruz.



ADEMAS: ¿Los extraterrestres diseñaron a la humanidad?

Se descubrieron artefactos en dos de las cuevas y en una de ellas, encontraron varias piedras con grabados que sugieren, existió una relación entre la vida extraterrestre y los humanos. En la otra cueva, encontraron metal y los buscadores de tesoros creen que podría ser oro.





Una de las piedras muestra de lo que parece ser la parte superior de una nave espacial y también se ve en las piedras algo que parece representar a un extraterrestre. También hay muchos símbolos en las piedras que todavía no se han descifrado. 




La gente local cree que las cuevas están situadas cerca de un lugar donde una nave extraterrestre podría haber quedado atrapada o podría haberse estrellado cerca de la cueva. 




Esta es la leyenda que hizo que el grupo comenzara a buscar y obtuvieron la ayuda del dueño de los terrenos donde se ubican las cuevas y realizaron su primera visita hace meses. No sólo se encontraron con la cueva, sino que también encontraron las piedras grabadas que cuentan con imágenes de figuras que no son humanas.




Los exploradores dijeron que después de haber llegado a la cueva utilizando dispositivos, a simple vista no habían encontrado nada y se estaban preparando para salir de las cuevas. Sin embargo, uno de los miembros del equipo tuvo un accidente y cayó en un pequeño rio subterráneo que corre por una de las cuevas.




Fue cuando rescataron al miembro del equipo que hicieron el descubrimiento y fue la primera de las piedras talladas que representó un encuentro entre el hombre y una raza alienígena. Más tarde, encontraron más piedras y éstas mostraron una nave junto con un ser que no parecía humano y lo que parecía ser maíz, junto con otros símbolos.





Los exploradores dijeron que el descubrimiento revela un encuentro entre la civilización azteca y seres de otro planeta. 


ADEMAS: Cuatro especies alienígenas interesadas en dañar a la humanidad

Dijeron que tenían la teoría de que hubo seres que “naufragaron” en el cosmos y fueron rescatados y antes de que salieran del planeta dejaron una prueba indeleble de su estancia en cuevas remotas escondidas de la vista.




Se dice que las piedras grabadas son numerosas y que tienen diseños grabados que son variados, pero todos parecen mostrar alienígenas y un líder tribal con lo que parece ser una gavilla de trigo en su mano. Los investigadores también encontraron pictogramas en las paredes de la cueva, lo que también sugiere que hubo un antiguo encuentro extraterrestre.




Va a haber más estudios hechos para averiguar si las piedras son reales o falsas. Si se descubre que son reales, podría ser una prueba de que los extraterrestres existen y han visitado la Tierra desde hace mucho tiempo.



Google+ Badge

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

© Grandes enigmas y misterios del mundo
Maira Gall